La Chica Rey


      "The Girl King" es una película finlandesa, estrenada en diciembre del 2015 sobre Cristina de Suecia concretamente basada en los diez años que duró su reinado. Es entretenida siempre y cuando no se busque en ella rigor histórico, porque sin duda lo que más le importa a su director, el finlandés Mika Kaurismäki, es resaltar su homosexualidad y su afán por culturizarse, ambas cosas nada comprendidas ni por su propia corte, ni por su pueblo. Cuando en la calle va a dar un discurso nadie reacciona ante su defensa del poder civilizador de la cultura, hasta que su consejero grita al público que la escucha: "¡Cerveza para todos!"Y durante una reunión en que la reina cita en su idioma original autores latinos uno de sus generales masculla contrariado: "¿Por qué no habla como todo el mundo?"

      Es inevitable la referencia a las otras dos grandes películas que se ocuparon de mismo personaje histórico, ambas protagonizadas por dos grandes actrices, conducidas por directores notables:

-"Queen Cristina", 1933, con Greta Garbo, bajo la dirección de Robert Mamulian; en esta versión cuando la reina se disfraza de hombre para pasar desapercibida se enamora del embajador Antonio Pimentel (John Gilbert), y es ese amor el que la lleva a abandonar el trono;
-"The Abdication", 1974, con Liv Ullmann y el director Anthony Harvey; aquí la reina sufre para mantener su virginidad venciendo las tentaciones de la carne y será en Roma tras su conversión al catolicismo, donde vivirá con el cardenal Azzolino una pasión amorosa de nuevo sin final feliz;

      Ante estas versiones la que nos ocupa es muy innovadora, quizá lo único en común sea el origen escandinavo de las tres actrices; en la película actual Malin Buska es muy creíble en su papel, mezcla pasión, sensibilidad y despotismo, aunque falta química entre ella y la actriz que desempeña el papel de su amante, la canadiense Sarah Gadon. También se recogen en las tres versiones las masculinas costumbres e indumentaria de la reina, muy llamativas en su época.

      Cuatro son los temas tratados en la película:

    a) La orientación sexual de Cristina; aquí es donde es más rompedor el guión frente a películas anteriores, porque su homosexualidad es llevada a cabo de manera inequívocamente completa; esto representará un serio obstáculo para la necesidad de que haya un sucesor que herede la corona; en la película también se llega a sugerir que la religión católica en este sentido es más tolerante que la protestante... No sé hasta que extremo eso era así.
Lo que está claro es que Cristina verá en su abdicación su libertad: "Tengo que renunciar a todo lo que soy para poder ser quien soy", exclama abrumada ante las consecuencias de su autoconocimiento. Se puede leer un resumen de la vida del personaje histórico haciendo hincapié en su lesbianismo en Mírales.es.



     b) Su afán por culturizarse a sí misma y a su país, le va llevar a traer a su palacio al filósofo Descartes, referencia a lo largo de toda la película, y excepcional consejero incluso amoroso de la reina, a la cual se la apodaba "la Minerva del Norte". Así, cuando ordena a su ejército invadir Praga no queda muy claro si detrás de un golpe de efecto para forzar la paz no hay también un interés hacia los libros de la biblioteca de dicha ciudad, como el códice donde se halla el verdadero retrato del diablo, frente al cual se desarrolla una de  las principales escenas homoeróticas de la película. También es relevante ese momento durante la comida de su coronación cuando decide cambiar la vajilla de rudo metal por otra de esmerada cerámica y cristal delicado, en el borde de cuyos vasos la que luego será su amante toca una nota musical rozándolo con el dedo mojado.

        c) Las diferencias religiosas unidas a la guerra; el objetivo de su política exterior era acabar con la Guerra de los Treinta Años, que ella veía como obstáculo para llevar a cabo su política interior de civilizar gracias a la educación y la cultura un país de "campesinos y gente rústica" como ella misma lo define;


     d) La compleja relación con su madre; frente al cariñoso recuerdo que Cristina conserva de su padre, su madre no solo no la aceptó por no ser varón, sino que la película plantea el intento de infanticidio del que fue autora arrojando a su bebé por unas escaleras; así que la reina fue en realidad huérfana de ambos padres, porque la relación con su madre alemana siempre fue difícil y distante, aunque en un momento de profunda crisis será a ella a quien acuda, pero sin obtener la ternura que busca.

         Cabe, no obstante, una lectura de carácter reivindicativo sobre ciertos temas de actualidad como indica Vidal en Fotogramas: "La película se puede leer en clave de ahora mismo en el tema de las guerras de religión, la reinvindicación de una sexualidad libre y la necesidad de la cultura como elemento de civilización."

En general es una película recomendable, pero cuando se piensa que se va a asistir a una lección de historia, se ve que, al igual que en las dos versiones anteriores, y este sería el tercer punto en común con ellas, se centra demasiado en la relación romántica, dejando aparte el ser una película histórica, para convertirse sobre todo, y es así como tenemos que verla, en una película de amor.






Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIAN KEYES (continuación)

EL PROFESOR de Frank McCourt

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS