Brave. La princesa diferente



Mérida preparada para la acción


      He vuelto a ver esta película, ya van unas cuantas veces, y me sigue encantando. Mérida no es de las princesas más famosas de Disney pero es mi preferida. La hace tan interesante su carácter, el entorno en que se mueve, el que el tema del amor quede fuera de lo principal de la trama, y que lo más importante sea su crecimiento personal, su desarrollo como ser humano independiente y libre, y, tan relevante como esto último, la curación de la relación con su madre.


    Quizá por ser taaaan buena y taaaan diferente, Brave no ha tenido tanta repercusión como otras películas. La recomiendo antes que cualquier otra, porque es la princesa que nos enseña a ser nosotras, la única princesa que de verdad nos libera, porque sabe liberarse a sí misma, sin la ayuda de hermanas bienhechoras, de príncipes encantadores, de hadas madrinas, de amiguitos complacientes, y demás mandangas.

¿De quién habrá sacado Mérida su carácter?

 
     Todo esto es posible, que Mérida sea un personaje tan diferente, debido a la historia que hay detrás de su creación:

      Su autora intelectual y artística, Brenda Chapman, explica que se inspiró en su hija pequeña, imaginandose como sería al llegar a la adolescencia:

B. C., la verdadera autora
    "La historia fue principalmente inspirada por la relación que tengo yo con mi hija. Es muy fuerte de voluntad, con un carácter independiente... Tenía unos cuatro o cinco años, cuando se me ocurrió la idea y me pregunté: ¿Cómo será cuando sea adolescente? Bueno, ahora lo sé... Además también tengo una debilidad por Escocia. Creo que es porque tengo cierta ascendencia escocesa y un gen fuerte que me atrae hacia Escocia." (https://es.wikipedia.org/wiki/Brenda_Chapman)

     Sin embargo, por desacuerdos creativos, Chapman fue reemplaza por Mark Andrews, aunque siempre se mantuvo al mando de Brave; la artista gráfica confirma en una entrevista al New York Times lo mal que se sintió cuando se la apartó de su propio proyecto, dando a entender que fue consecuencia del machismo, y que fue reemplazada sobre todo por ser una mujer, cosa que es cuestión candente en Hollywood  (https://www.nytimes.com/roomfordebate/2012/08/14/how-can-women-gain-influence-in-hollywood/stand-up-for-yourself-and-mentor-others) Por fin, consiguió estar acreditada como segunda directora de la película, luchando en todo momento por mantenerla con el espíritu y la idea originales que ella quiso imprimirle.

     Aunque desde luego no lo tuvo fácil. Como cuando el 12 de mayo del 2013 se incluyó a Mérida en el clan de las princesas Dísney. Para ser incluida en dicho plan de nuevo se intentó adulterarla. ¿Cómo? Pues dándole un diseño "más atractivo" según Disney, haciéndola más delgada, cambiando sus ojos y transformado su indómito pelo en una melena más cuidada.

     Chapman pidió apoyo a sus fans para oponerse radicalmente a dicho cambio:
     "Mi objetivo era presentar un tipo diferente de princesa , una princesa fuerte con la que tantas madres e hijas puedan sentirse identificadas. Con ese cambio de imagen Disney exhibe su descarado mercado sexista que se mueve por el dinero." ( http://www.sopitas.com/221862-brenda-chapman-creadora-de-valiente-vs-disney-y-sus-estereotipos-de-princesa/)


     Utilizando la plataforma Change.org, escribió una carta al Director ejecutivo y a la vicepresidenta ejecutiva de Disney, que se iba encabezada por el título: "No al rediseño de Mérida, ¡mantengan a nuestra heroína valiente! (https://www.change.org/p/disney-say-no-to-the-merida-makeover-keep-our-hero-brave

     La campaña recibió el respaldo de catorce mil firmas, y Disney tuvo que retractarse y cambiar de idea, marcandose un hito en una empresa que siempre ha defendido personajes femeninos  absolutamente irrealistas en su constitución, a pesar de las críticas constantes de parte del público adulto, que no quiere que sus hijas adopten esos modelos. O si no fijarse en el artículo: "Así serían las princesas Disney si su cintura fuese la de una mujer real" (http://www.huffingtonpost.es/2014/11/01/princesas-disney-cintura-real_n_6082330.html?utm_hp_ref=spain

 

      Si con nuestra aguerrida Mérida no ha sucedido el mismo abuso sexista y brutal, se debe a que detrás de ella estaba una mujer que supo ponerle límites a dicho abuso; gracias, Brenda, por haber creado, desarrollado y defendido un personaje que, además de romper moldes, nos hace disfrutar tanto.

Imagen obtenida de http://www.amightygirl.com/blog?p=3392#


Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIAN KEYES (continuación)

EL PROFESOR de Frank McCourt

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS